Conéctate con nosotros

Mundo

MILLENNIALS, ESTRESADOS TODO EL TIEMPO POR SUS FINANZAS Y TRABAJO: ENCUESTA

La generación nacida entre 1983 y 1994, básicamente tiene fama de ser hedonista y mostrar poco interés por tener un empleo “seguro”, comprar un auto y una casa.

Sin embargo, la realidad es que los empleos seguros dejaron de existir hace mucho tiempo y aún cuando una persona de entre 27 y 38 años de edad quisiera tener todo eso, o simplemente prefiriera pasar la vida viajando como se presupone, hay varios factores que la alejan de esas metas, entre ellas el impacto del Covid-19.

La encuesta original se levantó a fines de noviembre de 2019 y finalizó la primera semana de 2020 por lo que el análisis y la redacción del informe tuvieron lugar mientras la crisis sanitaria y económica se extendía en el planeta.

Entonces se optó por hacer una encuesta posterior, la encuesta “pulso”, con la mitad de los países encuestados: 13 en lugar de los 43 iniciales en el caso de millennials, a saber, Italia, España, China, Francia, Australia, Brasil, Japón, Canadá, EEUU, Reino Unido, India, Alemania y Corea del Sur; y 20 para la generación Z, nacidos entre 1995 y 2003.

Al final, el informe reflejó las opiniones de jóvenes millennials y de la Generación Z en los meses prepandemia y durante los primeros de la crisis.

No obstante, hay ciertos aspectos que además de ser reveladores, nos llevan a reflexionar sobre los prejuicios respecto a la juventud, la forma en que reaccionaron ante la emergencia sanitaria, su empatía con los grupos más vulnerables y su preocupación por temas trascendentales, como el impacto que tendrá la pandemia en su bienestar familiar, financiero y laboral.

Todas ellas preocupaciones legítimas y compartidas hasta el día de hoy con el resto de la sociedad.

Casi el 30% de Generación Z y una cuarta parte de los millennials más jóvenes (entre 25-30 años) que contestaron la encuesta de pulso de Deloitte a fines de abril e inicios de mayo de 2020 declararon haber perdido sus trabajos o haber tomado licencia no renumerada de modo involuntario.

A principios de mayo, aproximadamente uno de cada cinco millennials a nivel global había perdido su trabajo.

Solo 38% de la generación Z respondió en la encuesta de pulso que la pandemia no había afectado su situación laboral o sus ingresos.

Por otra parte, cerca de la mitad (48%) de la generación Z y 44% de los millennials consultados en la encuesta original dijeron estar estresados todo el tiempo o la mayor parte del mismo.

No obstante, en la encuesta de pulso, los niveles de ansiedad cayeron ocho puntos para ambas generaciones, lo que indicó un indicio de esperanza sobre la disrupción causada por la pandemia.

Los datos de la encuesta revelaron que la pandemia causó un mayor sentido de responsabilidad individual en la juventud, pues casi tres cuartos de los encuestados dijeron que la pandemia había provocado que simpatizaran más con las necesidades de los demás y desarrollaran la intención de tomar acciones para generar un impacto positivo en sus comunidades.

Ambas generaciones dijeron que harían un esfuerzo especial para apoyar más activamente a ciertos negocios después de la pandemia, especialmente a los vendedores locales.

Otro dato destacado de la encuesta dista de lo que normalmente se asocia con el arquetipo de un millennial: muchos son económicamente prudentes.

El informe indicó que, si bien las finanzas a largo plazo son una de las principales causas de estrés, más de la mitad de los millennials y casi la mitad de la generación Z encuestada estaba ahorrando dinero y podía hacer frente en caso de que se presentara un gasto importante imprevisto.

En los meses de la encuesta prepandemia, casi la mitad de la generación Z y más de cuatro de cada 10 millennials encuestados manifestaron sentirse estresados toda o la mayor parte del tiempo. El nivel de estrés en mujeres en comparación con los hombres fue siete puntos porcentuales más altos entre los millennials (47% a 40%) y 11 puntos más altos entre la generación Z (53% a 42%).

Y aunque podríamos pensar que la crisis a causa del COVID-19 habría disparado su estrés, de hecho, la encuesta de pulso, arrojó que los niveles de estrés reportados disminuyeron: la cantidad de millennials que dijeron que estaban estresados todo o la mayoría del tiempo bajó del 50% antes de la pandemia al 42% en la encuesta de pulso. Para la generación Z, los niveles de estrés disminuyeron del 52% al 44%.

Pese a esto, los jóvenes encuestados todavía dijeron mantenerse despiertos por la noche a causa de las preocupaciones. En ese sentido, se destacaron tres causas principales para ambos grupos en la encuesta pulso: el bienestar familiar, su futuro financiero a largo plazo y sus perspectivas de trabajo o carrera.

Por otra parte, el aislamiento social de los primeros meses de la pandemia dio lugar a un aumento en las tasas de ahorros personales en varias partes del mundo, ofreciendo a millennials y jóvenes de la generación Z gozar de seguridad económica a corto plazo.

A pesar del impacto laboral negativo para muchos de ellos, la encuesta reveló que poseían ahorros equivalentes al menos a tres meses de ingresos, lo que les permitió pagar sus facturas puntualmente.

Este hallazgo coincidió con la encuesta inicial (o prepandemia) en la que se detectó que los millennials tendieron a administrar su dinero de forma responsable y que los niveles alentadores de prudencia financiera tuvieron mucho que ver con la previsión de que la crisis sanitaria global podía afectar su situación económica.

Muchos millennials y jóvenes de la generación Z se vieron obligados a ser prudentes con su dinero dado que consideraban que no tenían suficiente y ese cuidado los benefició durante los primeros meses de la crisis de COVID-19.

A nivel mundial, previo a la pandemia los millennials dijeron que estaban ahorrando o invirtiendo casi el 40% de sus ingresos disponibles. Menos de un cuarto tenía préstamos personales y solo el 20% tenía hipotecas. En promedio, el 10% de los millennials informó que tenía préstamos estudiantiles, aunque en algunos países, cerca del 40% aún tenía que pagar sus saldos.

También es interesante que por un margen muy claro, en la primera encuesta, ambas generaciones manifestaron que habían establecido objetivos financieros claros a corto y largo plazo. Se sentían seguros de tomar decisiones sobre productos y servicios financieros (cuentas de ahorro, pensiones, seguros) y creían tener el nivel de conocimiento adecuado para tomar decisiones de manera informada, aunque la mayoría admitió saber “poco” sobre instrumentos financieros tradicionales.

Además, tres de cada cuatro millennials y dos tercios de la generación Z, dijeron que presupuestan activamente su dinero.

El informe de Deloitte señaló que esa capacidad de cuidar el dinero sería valiosa para estas generaciones que poseen mucho menos capital del que tenían las generaciones anteriores en la misma edad y que hoy se enfrentan a una nueva crisis económica, esta vez durante el periodo en el que deberían ser sus años más productivos para generar ingresos.

Continuar leyendo
Publicidad
Clic para comentar

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mundo

MÁS DE CIEN MIL NIÑOS DE TIGRAY, ETIOPÍA, PODRÍAN MORIR DE HAMBRE: UNICEF

La agencia de las Naciones Unidas para la infancia (Unicef) afirmó el viernes que más de 100 mil niños de la región septentrional etíope de Tigray podrían sufrir desnutrición potencialmente mortal en los próximos 12 meses, lo que supone multiplicar por 10 las cifras habituales.

La portavoz de Unicef, Marixie Mercado, dijo que una de cada dos mujeres embarazadas y lactantes examinadas en Tigray estaban gravemente desnutridas.

“Nuestros peores temores sobre la salud y el bienestar de los niños (…) se están confirmando”, dijo en una reunión informativa en Ginebra.

Los portavoces del primer ministro y de un grupo de trabajo del gobierno sobre Tigray, donde los combates entre las fuerzas regionales y federales rebeldes han continuado desde noviembre, no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios sobre la declaración de Unicef.

Los bebés como Aammanuel Merhawi, de 20 meses, son los que más sufren. Su peso es un tercio inferior al normal para su edad. Sus ojos febriles brillan y sus costillas son visibles mientras vomita comida suplementaria alimentada a través de un tubo nasal. Todos son signos de desnutrición grave.

“Se me ha secado la leche”, dijo su madre, Brkti Gebrehiwot, a Reuters en el Hospital General de Wukro, en el norte de Tigray, el 11 de julio.

Las agencias de ayuda dicen que están a punto de quedarse sin la fórmula utilizada para tratar a 4,000 niños gravemente desnutridos cada mes.

Al menos tres niños han muerto en el hospital de Wukro desde febrero, dijo la enfermera Tsehaynesh Gebrehiwot.

La sanitaria facilitó sus historiales médicos: Awet Gebreslassie, de cuatro meses, pesaba 2.6 kilogramos, un tercio de su peso normal; Robel Gebrezgiher, de un año, pesaba 2 kilogramos, menos de una cuarta parte de su peso normal; y Kisanet Hogus, también de un año, pesaba 5 kilogramos, algo más de la mitad de su peso normal.

Todos murieron a los pocos días de su ingreso.

En el Hospital General de Adigrat, más al norte, Reuters vio expedientes médicos que confirmaban la muerte de otros tres niños desnutridos.

Los médicos de ambos hospitales dijeron que veían entre cuatro y diez niños gravemente desnutridos al mes antes de que estallara el conflicto en noviembre. Ahora las cifras se han duplicado con creces.

Según la ONU, unas 400 mil personas viven en condiciones de hambruna en Tigray y más del 90% de la población necesita ayuda alimentaria de emergencia.

En una declaración realizada el jueves por la noche, el gobierno etíope culpó a las fuerzas regionales de Tigray de bloquear la ayuda y dijo que había almacenado trigo de reserva en la región. No dio detalles sobre la ubicación de las reservas ni sobre los planes de distribución.

El Frente de Liberación Popular de Tigray no estuvo disponible para hacer comentarios, pero previamente dijo que agradece la ayuda.

La ONU dice que Tigray necesita 100 camiones de alimentos diarios para evitar la hambruna masiva. Sólo ha pasado un convoy de 50 camiones en el último mes.

Continuar leyendo

Mundo

DISNEY EN ORLANDO REGRESA AL USO OBLIGATORIO DE CUBREBOCAS 

Disney anunció que desde mañana viernes será obligatorio el uso de cubrebocas en los medios de transporte y lugares cerrados de sus parques en Orlando (Florida), incluso para las personas vacunadas.

La medida se aplica también a los trabajadores de los parques, según un comunicado difundido por Disney World en la página Inside the Magic.

Florida afronta una nueva ola de la pandemia de Covid-19, que algunos medios han calificado como “la pandemia de los no vacunados”, pues la inmensa mayoría de los afectados son personas que han optado por no recibir inmunización.

Ron DeSantis, el gobernador del estado, que según la universidad Johns Hopkins, es el tercero con más casos acumulados de Covid-19 y el cuarto en número de muertes de todo el país, ha basado su estrategia frente a la pandemia en la vacunación y dejado de lado las medidas preventivas.

El uso de cubrebocas nunca ha sido obligatorio a nivel estatal desde que se inició la pandemia, pero el acceso a las vacunas se hizo general desde los primeros meses de 2021.

Continuar leyendo

Mundo

PFIZER DICE QUE TERCERA DOSIS PROTEGERÍA AL 100 CONTRA VARIANTE DELTA

La farmacéutica estadounidense Pfizer divulgó este miércoles que una tercera dosis de su vacuna contra el COVID-19 puede «impulsar con fuerza» la protección contra la variante delta del coronavirus frente a una pauta de dos dosis, según datos preliminares de un estudio.

La empresa indicó en una presentación que sus datos sugieren que una tercera dosis produce niveles de anticuerpos contra la variante delta cinco veces más altos en personas entre 18 y 55 años, y más de 11 veces en gente entre 65 y 85 años, en comparación con los niveles tras la segunda dosis.

Pfizer calcula que esa tercera dosis podría potencialmente multiplicar por 100 la neutralización de la variante delta en comparación con una pauta de dos dosis, de acuerdo con el documento, que fue utilizado por la empresa en una conferencia telefónica para hablar de sus resultados financieros trimestrales.

Según explicaron ejecutivos en la conferencia, Pfizer cree «probable que se necesite una tercera dosis potenciadora entre seis y 12 meses después de la vacunación completa para mantener altos niveles de protección» frente al COVID-19, y opinaron que la variante delta es «la más transmisible» vista hasta ahora.

El estudio, que está en desarrollo y que no ha sido sometido a revisión de pares, parece indicar también que una tercera dosis suministrada al menos medio año después de la segunda es bien tolerada y genera niveles de anticuerpos altos contra el coronavirus original y la variante beta.

Pfizer dijo a principios de este mes que pretendía solicitar una autorización a la Administración de Alimentos y Fármacos de EU (FDA, en inglés) para suministrar una tercera dosis de la vacuna anticovid, que ha desarrollado junto a la empresa alemana BioNTech.

«Las compañías esperan publicar datos más definitivos sobre el análisis y todos los datos acumulados serán compartidos como parte de las discusiones actuales con la FDA, la EMA (Agencia Europea del Medicamento) y otros reguladores en las próximas semanas», señaló la farmacéutica en una nota.

Continuar leyendo

Noticias Destacadas

Auto Publicar en Twitter Powered By : XYZScripts.com